Frases célebres

“La religión sin la ciencia estaría ciega, y la ciencia sin la religión estaría coja también.

“Si tu intención es describir la verdad, hazlo con sencillez y la elegancia déjasela al sastre.

“El azar no existe; Dios no juega a los dados.

“Los ideales que han iluminado mi camino y una y otra vez me han infundido valor para enfrentarme a la vida. Han sido la bondad, la belleza y la verdad.

“Si no chocamos contra la razón nunca llegaremos a nada.

“La vida es muy peligrosa. No por las personas que hacen el mal, sino por las que se sientan a ver lo que pasa.

“Solamente una vida dedicada a los demás merece ser vivida.

“Tendremos el destino que nos hayamos merecido.

“La única manera de educar es dando un ejemplo, a veces un ejemplo espantoso.

“Cada día sabemos más y entendemos menos.

“El amor por la fuerza nada  vale, la fuerza sin amor es energía gastada en vano.

“El nacionalismo es una enfermedad infantil. Es el sarampión de la humanidad.

“Es un milagro que la curiosidad sobreviva a la educación reglada.

“Al principio todos los pensamientos pertenecen al amor. Después, todo el amor pertenece a los pensamientos.

“No guardes nunca en la cabeza aquello que te quepa en un bolsillo.

“Cuando me preguntaron sobre algún arma capaz de contrarrestar el poder de la bomba atómica yo sugerí la mejor de todas: La paz.

“Dios es sofisticado, pero no malévolo.

“Educación es lo que queda después de olvidar lo que se ha aprendido en la escuela.

“¡Triste época la nuestra! es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio.