Frases “George Bernard Shaw”

george-bernard-shaw

Biografía de George Bernard Shaw

No hay amor más sincero que el amor a la comida.

No tenemos más derecho a consumir felicidad sin producirla, que a consumir riqueza sin producirla.

Los espejos se emplean para verse la cara; el arte para verse el alma.

El dinero no es nada, pero mucho dinero, eso ya es otra cosa.

Los hombres se equivocan con más frecuencia por demasiado listos que por demasiado buenos.

Una vida usada cometiendo errores no solo es más honorable, sino que es más útil que una vida usada no haciendo nada.

La humanidad se cansa pronto de todo, sobre todo de lo que más disfruta.

En la vida no se trata de encontrarse uno mismo, sino de crearse uno mismo.

La literatura es una extraña máquina que traga, que absorbe todos los placeres, todos los acontecimientos de la vida. Los escritores son vampiros.

No busquemos solemnes definiciones de la libertad. Ella es sólo esto: Responsabilidad.

La libertad supone responsabilidad. Por eso la mayor parte de los hombres la temen tanto.

Ves cosas y dices,”¿Por qué?” Pero yo sueño cosas que nunca fueron y digo, “¿Por qué no?”.

Si has construido castillos en el aire, tu trabajo no se pierde; ahora coloca las bases debajo de ellos.

Dichoso es aquel que mantiene una profesión que coincide con su afición.

La virtud no consiste en abstenerse del vicio, sino en no desearlo.

La política es el paraíso de los charlatanes.

El odio es la venganza de un cobarde intimidado.

Leyendo una biografía, recordad que la verdad no se presta nunca a una publicación.

Cuando Dios creó el Mundo vio que era bueno. ¿Qué dirá ahora?

¿Qué hombre inteligente si le dieran a elegir escoger entre vivir sin rosas o vivir sin berzas no correría a asegurar las berzas?

La volubilidad de la mujer a quien amo es sólo comparable a la infernal constancia de las mujeres que me aman.

Cuando un hombre quiere matar a un tigre, lo llama deporte; cuando es el tigre quien quiere matarle a él, lo llama ferocidad.

Donde la igualdad no se discute, allí también hay subordinación.

La democracia sustituye el nombramiento hecho por una minoría corrompida, por la elección hecha merced a una mayoría incompetente.

La democracia es el proceso que garantiza que no seamos gobernados mejor de lo que nos merecemos.

El hombre razonable se adapta al mundo; el irrazonable intenta adaptar el mundo a sí mismo. Así pues, el progreso depende del hombre irrazonable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s