La Vida y algunos “por qué”

26903836_919336824894003_4213281978972834434_n

“Los acontecimientos traumáticos no enseñan una sola cosa, sino que son como la roca grande que cae al río. Si el río tiene fuerza, supera la roca, si no, se detiene, lo que daría importancia a la dificultad frente a la trayectoria que lleva al objetivo. Así pues, hay que fijarse en la fuerza y la seguridad personal más que en la eventual dificultad que pueda surgir. No suceden las cosas solo para aprender algo, también para testarnos.”

Frase de los Hermanos Mayores (HHMM).

27332706_928268747334144_6622796709259337783_n

“La forma en que se manifiesta la vida puede parecer irracional o, al menos, sin un sentido claro, sobre todo cuando los acontecimientos no nos son favorables. Sin embargo, las cosas que suceden lo hacen de una forma inexorablemente racional y lógica en función de los acontecimientos previos relacionados directa o indirectamente con el acontecimiento en cuestión. Desde una enfermedad hasta una ruina, desde un accidente hasta un cataclismo, todo es secuencial dentro de los parámetros espacio-temporales que se manejan entre los humanos.”

Frase de los Hermanos Mayores (HHMM).

27459075_929871317173887_7367552560698892938_n

En una de nuestras reuniones habituales, Acael nos planteó una pregunta interesante:

“Hay un dilema planteado: ¿Desaparece la personalidad con la muerte y se revierte el contenido al torrente de la personalidad del Cosmos que se transmite después vía genética? o por el contrario ¿Se mantiene la personalidad durante las sucesivas encarnaciones?”

Se mantiene, respondimos.

“La personalidad se pierde al morir pero antes de perderse se trasvasa la información a la personalidad interna. Toda personalidad externa es una manifestación parcial y deformada de la interna. Esa personalidad interna que podemos llamar memoria perpetua, escoge un fragmento y lo “acicala” con una serie de atributos externos que supone le serán necesarios en la vida que va a comenzar. Cuando muere, ese fragmento es distinto del que partió, porque las circunstancias han modificado los atributos, y por tanto, al integrarse nuevamente en la memoria perpetua, pierde su carácter temporal (Pedro, Juan, Luis, Carlos, etc.) para volver a formar parte de una personalidad, ya modificada, que corresponde en sintonía armónica al espíritu o esencia del que forma parte.”

Frase de los Hermanos Mayores (HHMM).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s