Refranes del “Saber”

cuentas_nor365xxx801

“Cabra coja no quiere siesta.”

Este refrán da a entender que el que tiene poco talento debe poner más, aplicación y privarse del descanso posible, para poder llegar a la altura de los más aventajados.

“Como el maestro Ciruela.”

Se usa para calificar a las personas que dan cátedra sobre un tema determinado, sin saber nada sobre el mismo.

“Lo que se aprende en la cuna, siempre dura.”

Expresa que las cosas que se aprenden, y las costumbres que se adquieren en la primera edad, con dificultad se olvidan o se dejan.

“Quien más sabe, más duda.”

Esto nos deja claro que, quien sabe mucho entiende que siempre le quedan cosas por aprender.

“Saber con recta intención.”

Lograr ser sabio, pero una vez conseguido, no perder el corazón, la moral, la integridad.

“Fortuna te dé Dios, hijo, que el saber poco te basta.”

Frase para dar entender que regularmente no se suele atender al mérito de los sujetos, antes por el contrario, que los menos idóneos son los que ocupan de ordinario los puestos más, encumbrados y lucrativos.

“Por adivino le pueden dar cien azotes.”

Se usa irónicamente cuando uno anuncia o pronostica, aquellas mismas cosas que todos conocen, y es regular o preciso que sucedan.

“Costumbres de mal maestro sacan hijo siniestro.”

Advierte los daños que se siguen de dar un padre mal maestro a sus hijos.

“Calla y escucharas, escucha y hablaras.”

Frase que se utiliza para indicar que para aprender hay que saber escuchar.

“Para hacer una tortilla, hay que romper varios huevos.”

Para obtener lo que deseamos hay que saber hacer sacrificios.

“A puerta cerrada, el diablo se vuelve.”

Aconseja no tentar a la suerte y saber esquivar el peligro.

“Aquel sabe, que salvarse sabe.”

El refrán enseña que sólo es sabio el que lo demuestra en la práctica.

“Lo que hace el loco a la derrería, hace el sabio a la primería.”

El necio, después de muchos desengaños, y a más, no poder, tiene que practicar aquello mismo que el prudente y considerado ejecuta con previsión desde luego.

“El cuerdo no ata el saber a estaca.”

El hombre sabio y prudente no se deja llevar a ciegas de la opinión.

“Más pueden tretas, que letras.”

A veces puede más la astucia, que la sabiduría, para alcanzar un objetivo.

“A asno lerdo, arriero loco.”

Significa que, para los que a título de tontos no hacen lo que deben, el mejor remedio es el castigo.

“As de oros, no le jueguen bobos.”

Se advierte que para cualquier empleo o ejercicio, por fácil que parezca, es necesario tener inteligencia.

“Al bobo, múdale el juego.”

Da a entender que a los que quieren parecer instruidos en todas las cosas, porque hablan mucho de aquellas que tienen estudiadas o saben de memoria, se les descubre su ignorancia en mudándoles de asunto.

“Bobos van al mercado, cada cual con su asno.”

Aplícase a los que por salir con la suya insisten necia y porfiadamente en su dictamen, aunque sepan que es contra razón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s